La Asociación Japonesa de Sumo (Nihon Sumo Kyokai) se ha visto obligada a cancelar el Torneo de Verano por la pandemia del covid-19. Además, el máximo organismo del sumo ha indicado que pretende reubicar el torneo de Nagoya en Tokio el próximo mes de Julio.

Parecía evidente que el Natsu Basho, cuyas fecha de inicio se había retrasado al 24 de Mayo, tenía las horas contadas. Aunque la Kyokai había estudiado la posibilidad de volver a gestionarlo a puerta cerrada, la decisión del Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, de prolongar el estado de emergencia vigente en el país hasta finales de mes, aceleró la decisión.

Lo cierto es que los propios rikishi, incluido el nuevo ozeki Asanoyama, tenían claro hace días el destino del torneo. "Seguiré entrenando a conciencia y con precaución, con una sesión diaria, de cara al torneo de Julio", explicaba la nueva estrella del sumo.

Otro de los luchadores más carismáticos entre la afición, el pequeño Enho, hacía suya la decepción generalizada tras la suspensión del campeonato. "La gente tenía muchas ganas y nosotros nos estábamos preparando para disputarlo. Por desgracia, no es posible. Ahora tenemos que prepararnos lo mejor posible para Julio", advertía.

Entretanto, el yokozuna Kakuryu, aseguraba que su idea era que "todos estuvieran en forma para el torneo de Julio".

Aunque el futuro sigue siendo incierto, la Kyokai se plantea trasladar el torneo de Nagoya, previsto para el 19 de Julio, a Tokio, para que se dispute previsiblemente a puerta cerrada en el Kokugikan, aunque de momento no se ha tomado una decisión definitiva al respecto.

Hasta el momento, siete miembros de la Kyokai han dado positivo por coronavirus: Takadagawa oyakata, el juryo Hakuyozan y cinco rikishi de divisiones inferiores.