El renqueante yokozuna reanudó los entrenamientos este lunes, disputando 13 combates ante el joven Yago, que debutará en la División Juryo en el Torneo de Otoño que comienza este próximo domingo.

"Físicamente me he preparado bien antes de entrar de nuevo en el dohyo", confesaba el yokozuna antes del entrenamiento que realizó en la Nishonosheki Beya en la Prefectura de Chiba. "Aún me queda bastante y todavía no puedo decir si me encuentro en buenas o malas condiciones".

Kisenosato, que se perdió buena parte de los dos últimos torneos por sendas lesiones en el antebrazo izquierdo, pecho y tobillo izquierdo, ganó todos los combates ante Yago pero sin realizar ninguno de sus movimientos más habituales.

Los oyakata que presenciaron el entrenamiento manifestaron su preocupación por el estado de Kisenosato a pocos días del inicio del torneo en el Kokugikan de Tokio. "No parece encontrarse cómodo", señalaba Nishonoseki. "Si va a participar en el torneo quiero verle con opciones de luchar por el título".

Por su parte, Shitabayama oyakata afirmaba que el yokozuna no estaba listo para competir. "No está en condiciones de aguantar los combates de un gran torneo. Me ha parecido ver que él mismo se estaba examinando sobre su propia condición física".

Su compañero de heya, el ozeki Takayasu, disputó 18 combates de entrenamiento ante Tamawashi y Kotoshogiku entre otros, acabando con un balance de 13-5. "He probado varios movimientos. Creo que tengo que ser más agresivo y para eso seguiré entrenando a tope".

Entretanto, el también yokozuna Kakuryu, que se retiró del Nagoya Basho por una lesión en su tobillo derecho, manifestó a la prensa de Tokio que en los próximos días anunciará si va a disputar el Torneo de Otoño. "Está claro que mi situación ha mejorado en general, pero la zona donde se produjo la fractura me sigue molestando y me impide pisar con fuerza", afirmaba.