Después de haber ganado dos yusho de manera consecutiva, el yokozuna Kakuryu encabeza el banzuke publicado por la Asociación Japonesa de Sumo y que regirá el próximo Torneo de Nagoya en Julio.

Además del posible 'hat-trick' que podría conseguir el mongol de 32 años, buena parte de la atención que suscita el campeonato que se disputará en el Dolphins Arena recae en el nuevo ozeki Tochinoshin.

Cumplidos los 30 años y 7 meses cuando el torneo arranque el próximo 8 de Julio, Tochinoshin será el cuarto rikishi más veterano que luzca el grado de ozeki, el primer georgiano y el tercer europeo (tras el búlgaro Kotooshu y el estonio Baruto).

Mientras que Tochinoshin será el segundo ozeki Oeste, los otros dos que se sitùan por delante de él, Goeido y Takayasu, lucharán en Nagoya por conservar su grado. Goeido viene de un resultado de 3-6 (y seis días ausente por lesión) en Mayo, mientras que Takayasu no participó en el Natsu Basho por lesión. Ambos serán ozeki kadoban y necesitarán al menos ocho victorias para evitar el descenso a Sekiwake en Septiembre.

Precisamente el grado de Sekiwake ofrece dos rostros familiares: el del mongol Ichinojo, que arañó en Mayo el kachi-koshi milagroso, y un Mitakeumi que en el Natsu Basho perdía un grado después de cinco torneos consecutivos como sekiwake.

Dos rikishi recuperan el grado de Komusubi: Tamawashi, tras su 8-7 en Mayo como primer maegashira, vuelve al Sanyaku tras haberlo dejado en Septiembre del año pasado; y Shohozan, que aportará su agresividad habitual a un grado que ocupó por última vez en Marzo de 2014.

El maegashira Chiyonokuni protagoniza el mayor ascenso en el banzuke, pasando de Maegashira 11 (12-3 en Mayo) a Maegashira 2, días antes de cumplir los 28 años.

Dos luchadores debutarán en la División Makuuchi: Kotoeko (jun-yusho en Mayo) y Meisei, mientras que el ganador del yusho en el Natsu Basho, Onosho, regresa a la máxima división del sumo.

Banzuke Completo Nagoya Basho 2018