El rikishi de la Takanohana-beya ha presentado una denuncia contra el ex yokozuna en la que solicita 24 millones de yenes (unos 180.000 euros) de indemnización a Harumafuji por daños y perjuicios como consecuencia de la agresión sufrida el año pasado.

Harumafuji ya fue acusado en Diciembre de agredir a su compatriota mongol con un mando a distancia en un bar de Tottori el 26 de Octubre, causándole lesiones que tardaron 12 días en curarse.

Harumafuji, que anunció su retirada en Noviembre, evitó el juicio y pagó una multa de 500.000 yenes (cerca de 4.000 euros) pero su compatriota no quedó satisfecho con la manera en que el yokozuna resolvió la disputa. Ahora Takanoiwa espera verse resarcido por los gastos médicos y el sueldo que no pudo cobrar durante su ausencia, además de los posibles premios extra (kensho) que podría haber ganado, según su abogado.

La demanda se ha presentado apenas unos días después de que Harumafuji celebrase su ceremonia oficial de retirada, y después también de que Takanohana (el oyakata de Takanoiwa) abandonara la Asociación Japonesa de Sumo por disconformidad con la gestión que la organización había hecho de la agresión sufrida por su rikishi.

En un primer momento Takanoiwa y Harumafuji intentaron sin éxito llegar a un acuerdo extra-judicial a finales del año pasado, y las negociaciones volvieron a fracasar en Agosto durante una vista previa. "Al principio Takanoiwa llegó incluso a considerar su retirada", aseguraba su abogado Toshiji Sato.

Según el letrado, el ex yokozuna había ofrecido pagar a su compatriota una cifra que oscilaba entre los 300.000 y los 500.000 yenes (2.300 - 4.000 euros).