Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Asociación Japonesa de Sumo (Nihon Sumo Kyokai) ha anunciado que todos los luchadores y todos los oyakata deberán realizarse una prueba para comprobar si están contagiados de covid-19 antes del inicio, este fin de semana, del Hatsu Basho.

La Kyokai ha señalado que consultará con un grupo de expertos el desarrollo de los acontecimientos durante los quince días del torneo en el Kokugikan de Tokio, después de conocerse los resultados de las PCR que se realicen.

El yokozuna Hakuho dio positivo por coronavirus este martes y parece improbable que dispute el torneo, al igual que todos los miembros de la Arashio Beya, donde se ha confirmado la existencia de un foco de contagio.

Este mismo jueves, Tokio y tres prefecturas colindantes han sido puestas bajo el estado de emergencia como respuesta al alarmante incremento de contagios por covid-19.

"Hemos decidido realizar las pruebas, anteponiendo el bienestar y la seguridad de los aficiones por encima de todo. El objetivo es aumentar el nivel de confianza", explicaba el director de comunicación de la NSK, Shibatayama oyakata.

Este mismo jueves se entregarán las PCR a todas las heyas, que serán recogidas al día siguiente.

La Kyokai afirmó este martes que piensa permitir el acceso a 5.000 espectadores los dos primeros días del torneo, y hasta unos 5.300 (la mitad del aforo del Kokugikan de Ryogoku) a partir de la tercera jornada.