Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La continuidad del yokozuna Kakuryu empieza a ser cuestionada después de que su oyakata anunciara que el mongol tampoco disputará el Torneo de Año Nuevo por sus recurrentes problemas en la espalda. Otra ausencia que le deja a un paso del intai.

La renuncia de Kakuryu al Hatsu Basho que debería comenzar este domingo en el Kokugikan de Ryogoku (Tokio) supone su cuarto kyujo consecutivo, lo que añade más leña al fuego tras el aviso que recibió el pasado mes de Noviembre por parte de la Asociación Japonesa de Sumo por sus reiteras ausencias. De hecho, Kakuryu no ha disputado, en parte o en su totalidad, 17 de los 39 torneos desde su promoción a Yokozuna.

A pesar de los seis títulos que adornan su palmarés, Kakuryu ha tenido problemas físicos con el codo y la espalda en los últimos tiempos y no ha competido desde el segundo día del torneo de Julio. El mongol estaba ansioso por reaparecer este mes pero este nuevo contratiempo hace más complicado su futuro en el sumo.

"Ha dicho que se jugará su carrera en el próximo torneo (Marzo) y ya está trabajando para ponerse de nuevo en forma y reanudar los entrenamientos en cuanto sea posible", señalaba Michinoku oyakata, ex ozeki Kirishima.

Kakuryu se había marcado como objetivo el torneo de Enero para recuperar su plenitud física, pero sólo ha podido realizar ejercicios básicos y no ha podido entrenar lo suficiente. Además, la pandemia tampoco le va a ayudar demasiado en sus intenciones de cara a la cita de Marzo.

"Puesto que el degeiko está prohibido, todo se reducirá a la cantidad y calidad de su propio trabajo en los entrenamientos", explicaba Michinoku.

No llegar físicamente a tiempo a ese torneo de Marzo quizás pudiera suponer algo más que una simple advertencia, puesto que el aviso que recibieron ambos yokozuna del Comité de Deliberación de Yokozuna recientemente es el último paso antes de recomendar la retirada definitiva del rikishi.