El Haru Basho se trasladará de su sede tradicional de Osaka a Tokio para limitar los viajes de todo el personal de la Asociación Japonesa de Sumo durante la pandemia del coronavirus.

El Torneo de Primavera, que comenzará el 14 de Marzo, será el quinto consecutivo que tendrá lugar en el Kokugikan de Ryokoku (Tokio) desde que el torneo de Julio del año pasado se trasladara de Nagoya y el de Noviembre cambiara su sede de Fukuoka también por la capital japonesa.

Incluso, el torneo de Marzo del año pasado en Osaka se llevó a cabo sin público, siendo la primera vez que algo así sucedía en la historia del sumo.

De hecho, la Kyokai tenía pensado celebrar la próxima reunión de la Asociación en Osaka, después de inspeccionar al Edion Arena e implementar medidas de prevención contra los contagios.

Pero cada vez que el torneo llega a Osaka, las heya fijan su cuartel general no solo en Osaka, sino también en las vecinas prefecturas de Hyogo y Nara. Y cada heya necesitaría varias habitaciones en esos alojamientos temporales donde los rikishi contagiados pudieran estar aislados.

Hasta ahora, la Kyokai ha podido celebrar sus torneos en el Kokugikan gracias a unas instalaciones médicas que han permitido centralizar todas las necesidades, pero esta situación es difícil de reproducir en otros lugares. Además, la Asociación también tuvo problemas para crear una zona hospitalaria exclusiva para los rikishi contagiados que presentaban síntomas graves.

"Hemos considerado los pros y los contras (de celebrar el torneo en Osaka) y los contras superaron a los pros", advertía Shibatayama oyakata, director de relaciones públicas de la Kyokai. “No podemos prever cuándo se levantará el estado de emergencia. Todavía se mantienen las restricciones para los viajes entre prefecturas. Sencillamente no podemos ignorarlas y desplazarnos todos allí".

Tokio y Osaka son dos de las 11 prefecturas que se encuentran actualmente en estado de emergencia. Si bien la Kyokai ha creado un protocolo de actuación para los contagios que puedan producirse en la capital, este no se puede garantizar en Osaka.

"Si viajamos cuando no es seguro y se producen contagios, tendríamos más críticas que si nos quedáramos en Tokio", señalaba un miembro de la Asociación. "Es complicado que un torneo se dispute en otras ciudades hasta que la pandemia no esté bajo control".