El yokozuna Hakuho ha salido a la palestra para hablar de su frustración por perderse el Hatsu Basho tras contraer el covid-19, mientras mantiene la esperanza de regresar en el próximo torneo de Marzo.

“Sinceramente, no pensaba que fuera a contagiarme”, señalaba el yokozuna en su primera comparecencia ante la prensa desde que dio positivo por coronavirus. "Estaba en buena forma, así que nadie se frustró más que yo".

El ganador de 44 Copas del Emperador dijo sentirse "sin aliento a pesar de haber realizado sólo 10 combates de entrenamiento" el 3 de Enero, cuando planeaba haber tenido 20.

Hakuho notó que no podía oler el arroz durante una comida y la posterior PCR reveló que estaba infectado. El mongol, cuya ruta de contagio no ha sido identificada, dijo que se está recuperando gradualmente después de nueve días en el hospital y que su sentido del olfato ha vuelto a la normalidad.

Hakuho había estado inactivo desde los últimos tres días del torneo de Julio del año pasado. Tras verse privado de esa ansiada reaparición en Enero, ahora entrena con el resto de compañeros de la Miyagino Beya, pero tras superar el coronavirus aún tiene que solventar una lesión en la rodilla derecha.

Hakuho. que cumplirá 36 años el 11 de Marzo, en el décimo aniversario del terremoto y tsunami de 2011 que devastó el noreste de Japón, se mostró optimista sobre la posibilidad de participar en el torneo que arrancará el 14 de marzo que se ha trasladado a Tokio desde Osaka debido a la pandemia.

“Es la primera vez que pasaré mi cumpleaños en Tokio desde el desastre. Será un aniversario extraño”, dijo Hakuho. “Intentará que el torneo sea especial. Ojalá pueda conseguir un buen resultado y demostrar que sigo siendo fuerte".