El ozeki no podrá disputar las últimas jornadas de competición del Torneo de Verano tras admitir que había incumplido las directrices impuestas por la Asociación Japonesa de Sumo contra el coronavirus.

Asanoyama, que ha acreditado hasta ahora un resultado de 7-4 en el Natsu Basho que se está disputando en el Kokugikan de Tokio, fue interrogado en dos ocasiones por la Kyokai en relación con un reportaje publicado en la web del semanario Shukan Bunshun, en el que se daba cuenta de la infracción cometida por el ozeki.

El artículo en cuestión afirma que Asanoyama salió de noche con otras personas antes del torneo, cuando la Kyokai ha ordenado a todos sus miembros quedarse en casa. Según el director de comunicación de la NSK, Shibatayama oyakata, el ozeki negó los hechos la primera vez que se le preguntó por ellos.

No obstante, una persona de su entorno familiar ha señalado que Asanoyama cambió su versión durante su segunda comparecencia ante la Kyokai este mismo miércoles, reconociendo los hechos.

Así las cosas, Asanoyama previsiblemente no volverá al dohyo en lo que resta de torneo y será ozeki kadoban para el Nagoya Basho de Julio, a la espera de la posible sanción por parte de la asociación.

En este sentido, cabe recordar que el pasado mes de Julio de 2020, Abi, por entonces en la División Makuuchi, fue sancionado con tres torneos de suspensión y un recorte del 50 por ciento de su sueldo durante cinco meses tras quedar probado que también había incumplido el protocolo anti-covid antes y durante el torneo.

Además, otro rikishi de Makuuchi, Ryuden, no participa en el Torneo de Verano por incumplir también la normativa anti-covid de la Kyokai.