El ozeki Asanoyama no podrá competir durante un año después de que la Asociación Japonesa de Sumo le haya inhabilitado durante seis torneos por violar la normativa anti-coronavirus de la Kyokai antes del Natsu Basho de Mayo.

Asanoyama necesitaba un kachi-koshi en el próximo Torneo de Nagoya que se iniciará el 4 de Julio para conservar su rango. Su prolongada ausencia  motivada por esta sanción supone que no solo perderá su grado actual, sino que probablemente caerá hasta la División Sandanme. Al rikishi también se le reducido el salario a la mitad durante seis meses.

Mientras se disputaba el pasado Torneo de Verano en Tokio este pasado mes de Myo, una revista japonesa publicó que el ozeki había salido a cenar, cuando los miembros de la asociación tenían instrucciones concisas de quedarse en sus casas. Aunque Asanoyama inicialmente negó las acusaciones, se retiró de la competeción el undécimo día del torneo después de admitir que había incumplido las reglas.