La promoción de Terunofuji eclipsó en esta ocasión una de las noticias habituales a la conclusión de cada torneo, los ascensos a Juryo. Para el próximo Aki Basho, Hokuseiho y Murata debutarán en los grados asalariados y Churanoumi recuperará su condición de sekitori en el torneo de Septiembre.

Con poco más de 20 años, Hokuseiho acaba de conseguir el yusho de Makushita en Nagoya, lo que supone para el rikishi de la Miyagino Beya su cuarto título tras los ganados el año pasado en Julio (Jonokuchi), Septiembre (Jonidan) y Noviembre (Sandanme).

El mismo día de su ascenso a Juryo, el mongol decía sentirse satisfecho de haberlo conseguido en apenas un año y que ahora le gustaría enfrentarse a Terunofuji, con quien compartió instituto (Tottori Johoku). Cuando le preguntaron por su altura (2,02), Hokuseiho reveló su secreto: "Beber mucha leche y acostarse temprano", dijo.

Por su parte, Murata terminó el Nagoya Basho con un resultado de 6-1 desde el grado Ms5e, lo que le ha valido estrenarse como sekitori. Para ello, el rikishi de la Takasago Beya cambiará su shikona por el de Asashiyu. Debutó en el sumo en Marzo de 2017 como Sandanme tsukedashi y dos años después ganó su primer título en el Aki Basho (Jonokuchi). A partir de ahí entró en crisis y tardó un tiempo en recuperar su mejor versión, algo para lo que contó -según él- con la ayuda de sus compañeros.

Tras debutar como sekitori en Julio de 2018, Churanoumi (Kise Beya) recupera su condición de sekitori tras registrar un resultado de 5-2 como Ms3w. En Septiembre intentará lograr su segundo kachi-koshi en Juryo y asentarse definitivamente en la categoría.

Además, los rikishi que se retiraron oficialmente tras el Nagoya Basho son:
Makushita: Hokutotsubasa
Sandanme: Asahisho, Ikioi, Yamatoarashi y Mutsukaze
Jonidan: Toyohibiki, Azumaiwa, Onoyama, Daishowaka, Asahinishiki y Goketsuyama
Jonokuchi: Yutakanami